El Undécimo Domingo de Tiempo Ordinario: Antífona de la Entrada

Salmo 26, 7. 9

Escucha, Señor, mi voz y mis clamores y ven en mi ayuda; no me rechaces ni me abandones, Dios, salvador mío. (Salmo 26, 7. 9)