El Dúodecimo Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Entrada

Salmo 27, 89

Firmeza es el Señor para su pueblo, defensa y salvación para sus fieles. Sálvanos, Señor, vela sobre nosotros y guíanos siempre. (Salmo 27, 89)