El Decimotercer Domingo del Tiempo Ordinario, Año A: Salmo Responsorial

Salmo 88, 2-19

Cantaré eternamente las misericordias del Señor.

Verse 1:

Cantaré eternamente las misericordias del Señor.
Anunciaré tu fidelidad por todas las edades.
Porque dije: Tu misericordia es un edificio eterno,
   más que el cielo has afianzado tu fidelidad.

Verse 2:

Dichoso el pueblo que sabe aclamarte:
   caminará, oh Señor, a la luz de tu rostro;
   tu nombre es su gozo cada día,
   tu justicia es su orgullo.

Verse 3:

Porque tú eres su honor y su fuerza,
   y con tu favor realzas nuestro poder.
Porque el Señor es nuestro escudo,
   y el santo de Israel, nuestro rey.