El Decimotercer Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Entrada

Salmo 46, 2

Pueblos todos, aplaudan;
y aclamen a Dios con gritos de júbilo.
(Salmo 46, 2)

Verse 1:

Porque el Señor altísimo es terrible,
emperador de toda la tierra.
(Salmo 46,3)

Verse 2:

Tocad para Dios, tocad;
tocad para nuestro Rey, tocad.
(Salmo 46,7)

Verse 3:

Porque Dios es el rey del mundo:
tocad con maestría.
Dios reina sobre las naciones,
Dios se sienta en su trono sagrado.
(Salmo 46,8.9)

Verse 4:

Gloria al Padre y al Hijo
y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.
(Gloria Patri)