Quince Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Entrada

Salmo 16, 15

Por serte fiel, yo contemplaré tu rostro, Señor,
y al despertar, espero saciarme de gloria.
(Salmo 16, 15)