Decimosexto Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Entrada

Salmo 53, 6. 8

Señor Dios, tú eres mi auxilio y el único apoyo de mi vida; te ofreceré de corazón un sacrificio y te daré gracias, Señor, porque eres bueno. (Salmo 53, 6. 8)