Primer Domingo de Adviento A: Salmo Responsorial

Salmo 121, 1-2. 4-5. 6-7. 8-9

Qué alegría cuando me dijeron: ‘‘Vamos a la casa del Señor”.

Verse 1:

Qué alegría cuando me dijeron:
   ‘‘Vamos a la casa del Señor”.
Ya están pisando nuestros pies
   tus umbrales, Jerusalén.

Verse 2:

Allá suben las tribus, las tribus del Señor.
   Según la costumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor.
En ella están los tribunales de justicia
   en el palacio de David.

Verse 3:

Deseen la paz a Jerusalén:
   ‘‘Vivan seguros los que te aman,
   haya paz dentro de tus muros,
   seguridad en tus palacios”.

Verse 4:

Por mis hermanos y compañeros
   voy a decir: ‘‘La paz contigo”.
Por la casa del Señor nuestro Dios,
   te deseo todo bien.