Vigésimo Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Comunión 1

Salmo 129, 7

Mi alma espera al Señor con más ansia que los centinelas el amanecer, porque con el Señor viene la misericordia y la abundancia de su gracia. (Salmo 129, 7)