Vigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Comunión 1

Salmo 30, 20

Qué grande es la delicadeza del amor que tienes reservada, Señor, para tus hijos. (Salmo 30, 20)