Vigésimo Cuarto Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Comunión 1

Salmo 35, 8

Señor Dios, qué valioso es tu amor. Por eso los hombres se acogen a la sombra de tus alas. (Salmo 35, 8)