Vigésimo Quinto Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Comunión

Salmo 118, 4.5

Tú promulgas, Señor, tus preceptos para que se observen con exactitud. Que mi conducta se ajuste siempre, al cumplimiento de tu voluntad. (Salmo 118, 4.5)