Vigésimo Quinto Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Entrada

N/A

Yo soy la salvación de mi pueblo, dice el Señor. Los escucharé en cualquier tribulación en que me llamen y seré siempre su Dios.