Vigésimo Sexto Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Comunión

Salmo 118, 49.50

Recuerda, Señor, la promesa que le hiciste a tu siervo; en ella he puesto toda mi esperanza y ha sido ella mi consuelo en la aflicción. (Salmo 118, 49.50)