El Vigésimo Octavo Domingo del Tiempo Ordinario, Año B: Salmo Responsorial

Salmo 89, 12-13. 14-15. 16-17

Sácianos, Señor, con tu bondad; para que nos llene la alegría.

Verse 1:

Enséñanos a calcular nuestros años,
   para que adquiramos un corazón sensato.
Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?
Ten compasión de tus siervos.

Verse 2:

Por la mañana sácianos de tu misericordia,
   y toda nuestra vida será alegría y júbilo;
   danos alegría, por los días en que nos afligiste,
   por los años en que sufrimos desdichas.

Verse 3:

Que tus siervos vean tu acción
   y sus hijos tu gloria.
Baje a nosotros la bondad del Señor
   y haga prósperas las obras de nuestras manos.