Vigésimo Noveno Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Comunión

Salmo 32, 18.19

Los ojos del Señor están puestos en sus hijos, en los que esperan en su misericordia, para librarlos de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre. (Salmo 32, 18.19)