Segundo Domingo de Adviento: Antífona de la Comunión

Baruc 5, 5; 4, 36

Levántate, Jerusalén, sube a lo alto, para que contemples la alegría que te viene de Dios. (Baruc 5, 5; 4, 36)