Segundo Domingo de Adviento: Antífona de la Entrada

Isaías 30, 19-30

Pueblo de Sión, mira que el Señor va a venir para salvar a todos los hombres y dejará oír la majestad de su voz para alegría de vuestro corazón. (Isaías 30, 19-30)