Trigésimo Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Entrada

Salmo 104, 3-4

Alégrese el corazón de los que buscan al Señor. Buscad la ayuda del Señor; buscad continuamente su presencia. (Salmo 104, 3-4)