Trigésimo Segundo Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Entrada

Salmo 87, 3

Que llegue hasta ti mi súplica, Señor, y encuentren acogida mis plegarias. (Salmo 87, 3)