Vigésimo Segundo Día del Tiempo Ordinario C: Segunda Lectura

2 Tesalonicenses 2, 16 - 3, 5

Hermanos:
Que el mismo Señor nuestro, Jesucristo, y nuestro Pare Dios,
que nos ha amado y nos ha dado gratuitamente un consuelo eterno
y una feliz esperanza, conforten los corazones de ustedes
y los dispongan a toda clase de obras buenas y de buenas palabras.

Por lo demás, hermanos, oren por nosotros para que la palabra del Señor
se propague con rapidez y sea recibida con honor,
como aconteció entre ustedes.
Oren también para que Dios nos libre de los hombres
perversos y malvados que nos acosan,
porque no todos aceptan la fe.
Pero el Señor, que es fiel,
les dará fuerza a ustedes y los librará del maligno.
Tengo confianza en el Señor de que ya hacen ustedes
y continuarán haciendo cuanto les he mandado.
Que el Señor dirija su corazón para que amen a Dios
y esperen pacientemente la venida de Cristo.