El Tercer Domingo de Cuaresma: Aclamación antes del Evangelio

Juan 4, 15. 42

Señor, tú eres verdaderamente el Salvador del mundo;
   dame agua viva y no sufriré más sed.