Cuarto Domingo de Adviento: Antífona de la Entrada

Isaías 45, 8

Destilad, cielos, el rocío, y que las nubes lluevan al justo; que la tierra se abra y haga germinar al salvador. (Isaías 45, 8)