El Santísimo Cuerpo y la Sangre de Cristo (Corpus Christi), Año C: Primera Lectura

Génesis 14, 18-20

En aquellos días, Melquisedec, rey de Salem, presentó pan y vino,
pues era sacerdote del Dios altísimo,
y bendijo a Abram, diciendo:
“Bendito sea Abram de parte del Dios altísimo,
creador de cielos y tierra;
y bendito sea el Dios altísimo,
que entregó a tus enemigos en tus manos”.

Y Abram le dio el diezmo de todo lo que había rescatado.