Pentecostés: Antífona de la Entrada 2

Romanos 5, 5; 8, 11

El amor de Dios ha sido infundido en nuestros corazones
por el Espíritu Santo,
que habita en nosotros, Aleluya.
(Romanos 5, 5; 8, 11)

Verse 1:

El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia.
(Salmo 102, 8)

Verse 2:

No está siempre acusando
ni guarda rencor perpetuo.
(Salmo 102, 9)

Verse 3:

Pero la misericordia del Señor dura desde siempre y por siempre,
para aquellos que lo temen.
(Salmo 102, 17)

Verse 4:

Gloria al Padre y al Hijo
y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén.
(Gloria Patri)