La Satísima Trinidad, Año C: Segunda Lectura

Romanos 5, 1-5

Hermanos:
Ya que hemos sido justificados por la fe,
mantengámonos en paz con Dios, por mediación de nuestro Señor Jesucristo. Por él hemos obtenido, con la fe,
la entrada al mundo de la gracia, en el cual nos encontramos;
por él, podemos gloriarnos de tener la esperanza
de participar en la gloria de Dios.

Más aún, nos gloriamos hasta de los sufrimientos,
pues sabemos que el sufrimiento engendra la paciencia,
la paciencia engendra la virtud sólida,
la virtud sólida engendra la esperanza,
y la esperanza no defrauda,
porque Dios ha infundido su amor en nuestros corazones
por medio del Espíritu Santo, que él mismo nos ha dado.