3rd Sunday of Lent

El Tercer Domingo de Cuaresma



Antiphons / Las Antífonas



Entrance Antiphon

My eyes are always on the Lord,
for he rescues my feet from the snare.
Turn to me and have mercy on me,
for I am alone and poor.
(Psalm 25:15-16)

OR:

Entrance Antiphon 2

When I prove my holiness among you,
I will gather you from all the foreign lands;
and I will pour clean water upon you
and cleanse you from all your impurities,
and I will give you a new spirit, says the Lord.
(Ezekiel 36:23-26)

Antífona de Entrada

Tengo los ojos puestos en el Señor,
porque él me libra de todo peligro.
Mírame, Dios mío y ten piedad de mí,
que estoy solo y afligido.
(Salmo 24, 15.16)

(newer translation)
Mis ojos están siempre fijos en el Señor,
pues él libra mis pies de toda trampa.
Mírame, Señor, y ten piedad de mí,
que estoy solo y afligido.
(Salmo 24, 15.16)

O bien:

Antífona de Entrada 2

Cuando manifieste en medio de ustedes mi santidad,
los reuniré de todos los países;
derramaré sobre ustedes agua pura
y quedarán purificados de todos sus pecados,
y les infundiré un espíritu nuevo, dice el Señor.
(Ezequiel 36, 23-26)

Entrance Antiphon Musical Settings






Communion Antiphon

When the Gospel of the Samaritan Woman is read (Year A):

For anyone who drinks it, says the Lord,
the water I shall give will become in him a spring
welling up to eternal life.
(John 4:14)

OR:

Communion Antiphon 2

When another Gospel is read (Years B & C):

The sparrow finds a home,
and the swallow a nest for her young:
by your altars, O Lord of hosts, my King and my God.
Blessed are they who dwell in your house,
for ever singing your praise. (Psalm 84:4-5)

Antífona de Comunión

Cuando se lee el Evangelio de la samaritana (Año A):

El que beba del agua que yo le daré, dice el Señor,
nunca más tendrá sed;
el agua que yo le daré se convertirá dentro de él
en un manantial capaz de dar la vida eterna.
(Juan 4, 13.14)

O bien:

Antífona de Comunión 2

Cuando se ha leído otro Evangelio (Años B y C):

El ave ha encontrado un refugio
y la tórtola un nido donde poner a sus polluelos.
Dichosos los que se acercan a tu altar, Señor.
Dichosos los que viven en tu casa
y pueden alabarte siempre, Rey mío y Dios mío.
(Salmo 83, 4.5)

(newer translation)
El gorrión ha encontrado una casa,
y la golondrina un nido donde poner sus polluelos:
junto a tus altares, Señor de los ejércitos, Rey mío y Dios mío.
Dichosos los que viven en tu casa
y pueden alabarte siempre.
(Salmo 83, 4.5)