Podcast: 23er Domingo del Tiempo Ordinario, Año C

Este fin de semana celebramos el 23er domingo del tiempo ordinario, año C. El salmo de este fin de semana está tomado del capítulo 89:

“Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.”

La Antífona de Comunión es del Salmo capítulo 41, versículos 2 y 3:

“Como la cierva busca el agua de las fuentes,
así, sedienta, mi alma te busca a ti, Dios mío.
Mi alma tiene sed del Dios vivo.”

Canciones Destacadas

Salmo 89: Tú has sido nuestro refugio (Rebecca De La Torre)
https://themodernpsalmist.com/songs/salmo-89-tu-has-sido-nuestro-refugio/

Antífona de Comunión: Salmo 41, 2.3 (Rebecca De La Torre)
https://themodernpsalmist.com/songs/antifona-de-comunion-23er-to/

Salmo 62: Mi Alma Está Sedienta (Rebecca De La Torre)
https://themodernpsalmist.com/songs/salmo-62-mi-alma-esta-sedienta/


Featured Songs




Podcast Transcript

Hola y bienvenidos al Podcast del Salmista Moderno. Soy Rebecca De La Torre.

Este fin de semana celebramos el 23er domingo del tiempo ordinario, año C. El salmo de este fin de semana está tomado del capítulo 89:

“Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.”

Los versos del salmo nos recuerdan la incomprensible grandeza de Dios y cómo los que dependen del Señor adquieren sabiduría de corazón.

Salmo 89: Tú has sido nuestro refugio

La Antífona de Comunión es del Salmo capítulo 41, versículos 2 y 3:

“Como la cierva busca el agua de las fuentes,
así, sedienta, mi alma te busca a ti, Dios mío.
Mi alma tiene sed del Dios vivo.”

Los versos de la antífona se hacen eco del mismo sentimiento del salmo, proclamando que el Señor es refugio y ayuda para los que le invocan.

El versículo 6 del salmo 41 afirma:

“Espera en Dios, que volverás a alabarlo:
«Salud de mi rostro, Dios mío».”

y el versículo 9

“De día el Señor me hará misericordia,
de noche cantaré la alabanza,
la oración al Dios de mi vida.”

Antífona de Comunión – 23er TO (Salmo 41, 2.3)

La antífona de la comunión me recordó mucho a un salmo que compuse hace un par de años, y en realidad funciona bien como canción principal para hoy. Comunica el mismo sentimiento de “sed de Dios” que encontramos en la antífona de comunión.

Tomado del capítulo 62 del Salmo, el estribillo es:

“Mi alma está sedienta de ti, Señor, Dios mío.”

Este salmo se atribuye al rey David cuando estaba en el desierto de Judá, y sufría anhelos físicos y materiales, así como una sed espiritual de Dios.

En el comienzo de este salmo, leemos:

“Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo,
mi alma está sedienta de ti;
mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.”

Tanto si estamos en una fase de “desierto” de nuestras vidas como si no, todos tenemos ese anhelo insatisfecho en nuestra alma. Y toda persona verdaderamente sabia sabe que sólo el Dios del universo puede llenar ese anhelo.

Salmo 62: Mi Alma Está Sedienta

Ese fue el “Salmo 62: Mi Alma Está Sedienta” para el 23er domingo del tiempo ordinario, año C. Los enlaces a todas las grabaciones y partituras se pueden encontrar directamente en las notas del programa, y también en ElSalmistaModerno.com.

El plan es continuar cada domingo de la cuarta temporada hasta la fiesta de Cristo Rey. Entonces comenzaremos la quinta temporada con mi elaborada serie de Adviento. Así que tengo un montón de música hermosa y reflexiones que espero compartir con ustedes este otoño.

Hasta el próximo fin de semana, que Dios los bendiga.