[fusebox_full_player url=”https://anchor.fm/s/34c3d320/podcast/rss” featured_episode=”3″ ]
Hola y bienvenidos al podcast el Salmista Moderno.

Soy Rebecca De La Torre y este fin de semana celebramos el 25º domingo del tiempo ordinario, ciclo A.

El salmo de este domingo es del capítulo 144:

“Cerca está el Señor de los que lo invocan.”

Escuchemos la respuesta:

<play refrain>

Encuentro que realmente necesito pensar en estas palabras.
Intenté componer este salmo como una meditación para el alma,
casi como si me recordara a mí misma

que necesitamos llamar al Señor continuamente,
no sólo cuando necesitamos ayuda,
sino para alabar su nombre por las muchas bendiciones en nuestras vidas.

Aquí está el salmo completo:

<play psalm 145 entirely>

Esa fue mi versión del “Salmo 144: Cerca Está el Señor”
para el 25º domingo del Tiempo Ordinario, año A.
Puedes encontrar el enlace a la grabación del salmo y la partitura en línea en las notas del programa o en ElSalmistaModerno.com

En la lectura del evangelio de hoy del capítulo 20 de Mateo,
Jesús dice a sus discípulos que el Reino de Dios es como la parábola de los trabajadores de la viña.

Esencialmente el dueño de la viña contrata trabajadores en diferentes momentos del día para trabajar en su viña.
Pero al final del día, paga a todos el mismo salario.
Los trabajadores que habían trabajado todo el día en la viña se quejaban
de que les pagaban lo mismo que a los que sólo trabajaban una hora.
Pero el dueño responde de una manera que realmente me hace pensar, diciendo:

“Yo quiero darle al que llegó al último lo mismo que a ti.
¿Qué no puedo hacer con lo mío lo que yo quiero?
¿O vas a tenerme rencor porque yo soy bueno?”

Y Jesús concluye la parábola diciendo:

“De igual manera, los últimos serán los primeros,
y los primeros, los últimos.”

Me pregunto, ¿*tengo yo* envidia cuando el Señor es generoso con los demás? Pero por la misma razón, ¿qué pasa si yo, o alguien a quien amo, es el último?

¿Y si soy la que apenas llega al reino…
la que trabaja poco pero aún así recibe la gran recompensa de la vida eterna en el cielo?

No puedo evitar recordar cuando mi vida estaba en un camino oscuro.
Cuán agradecida estoy de haber sido redimida de esa vida
y de poder buscar de nuevo al Señor.

Nuestro Dios es bondadoso y generoso y compasivo y misericordioso…

No podemos ser engreídos en nuestras situaciones.
No podemos asumir que siempre estamos en lo correcto que los demás están equivocados,
pero en cambio, debemos permanecer humildes
y siempre buscar a Dios en todo lo que hacemos.

Y admito que fallo en esto regularmente. No busco al Señor tan a menudo como debería.

Por lo tanto, estoy muy agradecida por su paciencia conmigo.

La lectura del evangelio de este domingo realmente me hace pensar en la unidad del cuerpo de Cristo – sé que estoy extrapolando un poco la parábola principal del evangelio, pero en serio, todo se reduce a que todos los trabajadores reciban el mismo pago, no importa cuánto tiempo o cuánto trabajen.

Todos los que formamos el cuerpo de Cristo finalmente recibiremos la misma recompensa, sin importar que porcentaje de nuestras vidas pasamos devotamente siguiendo a Jesús. Así que… que no nos tropiecen con ninguna “piedad equivocada”, sino que permanezcamos humildes y eternamente agradecidos por la generosa misericordia de nuestro Señor.

Con ese mismo espíritu, compuse este canto de meditación titulado, “Somos Tuyos”

<play We Are Yours>

Esa fue mi canto original, compuesta específicamente para este fin de semana titulado “Somos Tuyos”

¡Eso es todo por esta semana! Sintonizanos de nuevo la semana que viene para más salmos y música litúrgica católica original. También pueden ver la misma versión de este podcast en inglés, The Modern Psalmist.

¡Que tengan una gran semana, y que Dios los bendiga!

Este episodio del Salmista Moderno fue producido y grabado en el Topkat Studios en Tempe, Arizona.

Notas del programa

Este fin de semana celebramos el 25º domingo del tiempo ordinario, ciclo A.

El salmo de este domingo es del capítulo 145:

“El Señor está cerca de todos los que le invocan”.

Canciones destacadas:

Salmo 144: Cerca está el Señor (Rebecca De La Torre)

The Modern Psalmist Home

Somos tuyos (Rebecca De La Torre)

The Modern Psalmist Home