El Decimoquinto Domingo del Tiempo Ordinario, Año B: Aclamación antes del Evangelio

Efesios 1, 17-18

El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine
   los ojos de nuestro corazón,
   para que comprendamos cuál es la esperanza a la que nos llama.