Decimoséptimo Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Comunión 1

Salmo 102, 2

Bendice, alma mía, al Señor y no olvides sus muchos beneficios. (Salmo 102, 2)