Decimoctavo Domingo del Tiempo Ordinario: Primera Lectura

Eclesiástico 1, 2; 2, 21-23

Todas las cosas, absolutamente todas,
son vana ilusión.

Hay quien se agota trabajando y pone en ello todo su talento,
su ciencia y su habilidad,
y tiene que dejárselo todo a otro que no lo trabajó.
Esto es vana ilusión y gran desventura.
En efecto, ¿qué provecho saca el hombre
de todos sus trabajos y afanes bajo el sol?
De día dolores, penas y fatigas;
de noche no descansa.
¿No es también eso vana ilusión?