Vigésimo Perimer Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Entrada

Salmo 85, 1-3

Escucha, Señor, y respóndeme; salva a tu siervo que confía en ti. Ten piedad de mí, Dios mío, pues sin cesar te invoco. (Salmo 85, 1-3)