Segundo Domingo de Cuaresma Año C: Salmo Responsorial

Salmo 26, 1-14

El Señor es mi luz y mi salvación.

Verse 1:

El Señor es mi luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar?

Verse 2:

Escúchame, Señor, que te llamo,
ten piedad, respóndeme.
Oigo en mi corazón: “Busca mi rostro”.

Verse 3:

Tu rostro buscaré, Señor,
no me escondas tu rostro;
no rechaces con ira a tu siervo,
que tú eres mi auxilio.

Verse 4:

Espero gozar de la dicha del Señor
en el país de la vida.
Espera en el Señor, sé valiente,
ten ánimo, espera en el Señor.