Trigésimo Tercer Domingo del Tiempo Ordinario: Antífona de la Comunión

Salmo 72, 28

Mi felicidad consiste en estar cerca de Dios y en poner sólo en él mis esperanzas. (Salmo 72, 28)