Scripture: Filipenses 3, 7-14

Reading:

Hermanos:
Todo lo que era valioso para mí,
lo consideré sin valor a causa de Cristo.
Más aún pienso que nada vale la pena en comparación con el bien supremo, que consiste en conocer a Cristo Jesús, mi Señor,
por cuyo amor he renunciado a todo,
y todo lo considero como basura,
con tal de ganar a Cristo y de estar unido a él,
no porque haya obtenido la justificación que proviene de la ley,
sino la que procede de la fe en Cristo Jesús,
con la que Dios hace justos a los que creen.
Y todo esto, para conocer a Cristo,
experimentar la fuerza de su resurrección,
compartir sus sufrimientos y asemejarme a él en su muerte,
con la esperanza de resucitar con él de entre los muertos.

No quiero decir que haya logrado ya ese ideal o que sea ya perfecto,
pero me esfuerzo en conquistarlo,
porque Cristo Jesús me ha conquistado.
No, hermanos, considero que todavía no lo he logrado.
Pero eso sí, olvido lo que he dejado atrás,
y me lanzo hacia adelante,
en busca de la meta y del trofeo al que Dios,
por medio de Cristo Jesús, nos llama desde el cielo.