Cristo el Rey C: Salmo Responsorial

Salmo 121, 1-2. 4-5

Qué alegría cuando me dijeron: “Vamos a la casa del Señor”.

Verse 1:

Qué alegría cuando me dijeron:
   “Vamos a la casa del Señor”.
Ya están pisando nuestros pies
   tus umbrales, Jerusalén.

Verse 2:

Allá suben las tribus,
   las tribus del Señor.
Según la costumbre de Israel,
   a celebrar el nombre del Señor.
En ella están los tribunales de justicia,
   en el palacio de David.